Milagros Vallejo [Biografía]

7 de nov de 2011

Club Voleibol Torrelavega

Imagen del CD SNIACE juvenil (mayo, 1979) que también disputaba el campeonato regional senior: De pie y de izda. a dcha.: Alejandro del Río (entrenador), Jezabel Tazón, Mache Bernardo, Mª José Lorenzo, Esperanza Maraña y Cristina Sánchez (entrenadora). Primera y fila y de izda. a dcha.: Teresa Serna, Milagros Vallejo, Marisa Madariaga, Marta Moles, Soledad Oviedo y Teresa Pellón

Milagros Vallejo Sancho de Sopranis (Monte Grande, Argentina, 1961) fue la última de siete hermanos. Allá por 1949 sus progenitores emigraron a Argentina, donde vivieron 16 años, y en dicho país nacerían sus siete hijos. En 1965 la familia regresó a España; en los primeros meses vivió en Cabuérniga, pero poco tiempo después la familia marchó vivir a un pueblo de la provincia de Burgos, donde transcurrió la infancia de Milagros, hasta que su padre vino a trabajar a Cartes. Desde entonces hasta 1980 ha vivido en Torrelavega, donde terminó EGB y BUP.

Fue durante estos años en la ciudad del Besaya cuando comenzó su relación con el voleibol, y aunque su “trayectoria en este deporte no ha sido tan profesional como el de mis compañeras de equipo”, fue para ella “una experiencia inolvidable porque había mucho compañerismo dentro del equipo, disfrutábamos jugando y luchando por superarnos (…), con el voleibol no guardo ningún mal recuerdo, ni siquiera las derrotas podían con nuestra moral y alegría”, según ha declarado la propia Milagros Vallejo.

Empezó a jugar a voleibol, como muchas de sus compañeras, allá por el año 1975 en el Instituto Marqués de Santillana, de donde pasó a jugar en las categorías inferiores y juvenil del CD SNIACE siendo la temporada 1979-80 la última que perteneció al equipo, ya que una vez finalizado el BUP se fue a la Universidad y abandonó Torrelavega.

Cursó estudios de Ingeniería de Montes en Madrid y de alguna forma siguió vinculada al voleibol, pues los primeros años de carrera jugó en el equipo de la ETS de Ingenieros de Montes, pero poco a poco otras actividades y el transcurrir de la vida la fueron apartando –precisa- “de un deporte que significó mucho para mí durante mis años juveniles”.

Finalizados los estudios, ha ejercido su profesión en la empresa pública en Guadalajara, más tarde en la empresa privada en Zaragoza y después en la Administración, primero en Zaragoza y finalmente en Santander, donde actualmente reside con su marido.

Síguenos