Temporada 1995-1996

29 de nov de 2011

cvtorrelavega

Lucha por la supervivencia

En la temporada anterior el Caja Cantabria había quedado quinto en la Liga y subcampeón de la Copa de S.M. la Reina. El club, cuyo presupuesto para la temporada 1995/96 superaba los 16 millones de pesetas y que seguía presidido por Gilberto San Juan, se reunió en el mes de julio con la alcaldesa de Torrelavega Blanca Rosa Gómez Morante para hacerla llegar los proyectos de la temporada próxima a iniciarse. La entrevista estaba enmarcada dentro de los diferentes contactos que la Junta Directiva iba a llevar a llevar a cabo con las diferentes instituciones y casas comerciales que apoyaban el primer equipo, que una temporada contaría con el patrocinio mayoritario de Caja Cantabria.

En cuanto a la formación de la plantilla, durante el verano se aceleraron las gestiones para renovar a Larisa Lieva, quien finalmente seguiría un año más en el equipo, mientras que se confirmaban las bajas de la argentina Alicia Huerta y de la venezolana Yadeizi Abreu. Se estaba también a la espera de la contestación a las ofertas presentadas a la rematadora canaria del CV Cuesta Piedra Eva Rodríguez –fichaje que finalmente no fructificó- y a la colocadora internacional venezolana Corina del Valle Lozada -cuyo anterior equipo, Caja Ávila, había conquistado la Copa de S. M. la Reina-, así como de la renovación de las torrelaveguenses Paula Díaz y Marta Eguren, quienes finalmente aceptaron quedarse en el Caja Cantabria. A las anteriores se sumaron finalmente Corina del Valle, Vanesa Sáez, Maru Fernández, Ana Rosa García, Ana Belén Gómez, Isabel Díaz y Cristina Gómez. Al mando técnico de la nave quedaba Joaquín Díaz, que había dejado de entrenar al equipo dos campañas atrás, en la 1992/93.

La presentación oficial del equipo se realizó con la disputa del IX Trofeo Ciudad de Torrelavega, partido que se jugó contra el equipo ruso C. B. Rossi, uno de los más potentes de Europa, y que como se esperaba se impuso al combinado cajista por 3-0. Si una cosa quedó clara en dicho partido fue que el equipo fallaba en el saque, demasiado blando y que no complicada la recepción del contrario, exceptuando Corina del Valle, que con su saque en suspensión consiguió varios puntos directos.

El Caja Cantabria comenzó la liga –con 10 equipos en liza- el 30 de septiembre jugando en el Vicente Trueba contra el CV Tenerife. Realizó el saque de honor la gimnasta torrelaveguense María Pardo, que con el equipo español se proclamó en Viena campeona del Mundo consiguiendo una medalla de oro y dos de plata. Ganó el equipo tinerfeño por 3-0, estando la clave en el segundo set, que pudo suponer el empate para las locales, aunque finalmente se perdió por 16-17. A ello hubo que sumar la baja a última hora por lesión de Larisa Lieva, con lo que el potencial de equipo se vio seriamente mermado. Jugaron por el Caja Cantabria: Ana Rosa García, Ana Belén Gómez, Vanesa Sáez, Paula Díaz, Marta Eguren, Corina del valle –seis inicial-, Cristina Gómez, Maru Fernández e Isabel Díaz. Destacó por las tinerfeñas la excepcional jugadora ucraniana Marina Dubinina.

El siguiente fin de semana el equipo se desplazó a la localidad palentina de Venta de Baños, donde debía enfrentarse al Sangar, equipo que venía de ganar en Barcelona al CV San Cugat, ambos recién ascendidos. El Caja Cantabria recuperaba para este partido a Larisa Lieva y, a priori, se esperaba un resultado positivo, lo que finalmente ocurrió, pues ganaron las torrelaveguenses por 1-3. Una vez más se pudo de manifiesto que el concurso de Lieva había sido decisivo a la hora de anotarse el triunfo. Se repitió el seis inicial que se enfrentó a las tinerfeñas, más la participación de la ya citada Larisa Lieva e Isabel Díaz.

El Caja Cantabria recibiría en la tercera jornada de liga al CDU Granada, equipo que venía de perder en su casa con el CV San Cugat; por consiguiente los tres equipos tenían una victoria en su casillero. Preocupaba el estado de forma de Lieva, renqueante todavía de su lesión, y las molestias y enfermedades de varias jugadoras que las habían impedido entrenar con normalidad a lo largo de la semana. Aun con todo el Caja Cantabria ganó por 3-1 al equipo granadino, gustando el juego desplegado por las pupilas de Joaquín Díaz (que en este partido en concreto cedió el puesto en el banquillo a Alejandro José del Río por ausencia del primero), y demostrando capacidad de reacción cuando el marcador estuvo en contra. Destacaron por el Caja Cantabria Ana Rosa García con el saque, Larisa Lieva en remate y bloqueo, y Ana Belén Gómez por la tranquilidad aportada a su juego.

Ya más tranquilas por las dos victorias consecutivas, las chicas del Caja Cantabria viajaron a tierras catalanas para enfrentarse al CV San Cugat, equipo recién ascendido y en teoría asequible. Al final hubo que acudir al quinto set para dilucidar quién se iba a llevar el gato al agua; finalmente fueron las catalanas quienes se alzaron con la victoria. Jugaron por el Caja Cantabria: Ana Rosa García, Vanesa Sáez, Paula Díaz, Marta Eguren, Corina del Valle, Larisa Lieva –seis inicial-, Cristina Gómez, Maru Fernández y Ana Belén Gómez; destacaron Corina del Valle y Paula Díaz.

Con un buen sabor de boca a pesar de haber perdido contra el CV San Cugat, el equipo viajó a Canarias para enfrentarse en el quinto partido de liga a Las Palmas, equipo que todavía no conocía la victoria y que no tenía en sus filas jugadoras extranjeras. Se cumplieron los pronósticos y el Caja Cantabria ganó por un contundente 3-0 al equipo grancanario, que solo logró 13 puntos entre los tres sets. Se repitió el seis inicial de San Cugat, jugando también Ana Belén Gómez, Cristina Gómez y Maru Fernández, que en algunas fases del último set actuó de colocadora para aprovechar el remate de la colocadora titular Corina del Valle, que consiguió tres puntos consecutivos. Con esta victoria y las derrotas del Caja Ávila y C. V. San Cugat, el Caja Cantabria pasaba a ocupar el cuarto puesto en la tabla clasificatoria.

El Playas de Benidorm, tercer clasificado con un punto de ventaja sobre las torrelaveguenses, visitaba el Vicente Trueba en la sexta jornada liguera. Se temía al equipo alicantino, pues no en vano estaba realizando la mejor temporada de los últimos años confirmándose como un serio aspirante a conseguir el título. Además, a última hora se corroboró el descarte de la jugadora cajista Cristina Gómez, que enferma de gripe era un puntal importante del equipo, aunque no venía siendo titular. Con un saque pletórico, (se consiguieron 21 saques directos), una notable recepción y un buen trabajo por zona 3, el Caja Cantabria se impuso por 3-1, arrebatando así a las alicantinas el tercer puesto de la clasificación. Jugaron por el equipo cajista: Marta Eguren, Corina del Valle, Ana Rosa García, Larisa Lieva, Paula Díaz, Vanesa Sáez –seis inicial-, Maru Fernández y Ana Belén Gómez. Destacaron Ana Belén, Vanesa, Larisa y Corina.

La visita al penúltimo clasificado, el recién ascendido EHU-Oskarbi de Vitoria, que había cosechado seis derrotas en los seis partidos de liga disputados, hacía concebir esperanzas a las cajistas de lograr el tercer triunfo consecutivo de la temporada. Es más, nadie dudaba que los dos puntos se vendrían para Torrelavega. Con el equipo al completo se viajó a la ciudad de la Virgen Blanca con la idea de conseguir la victoria, pero las vitorianas dieron la sorpresa y se impusieron por 3-1. Las cántabras no supieron rematar los puntos decisivos y cedieron la iniciativa a sus rivales, quienes ante el asombro de propios y extraños lograron imponerse en un trepidante partido. La inesperada derrota trajo consecuencias en el seno del equipo, pues el enfado del entrenador ante la oportunidad perdida derivó en la destitución de las capitanas Marta Eguren y Cristina Gómez por Paula Díaz y Larisa Lieva.

Desde luego el ambiente en el seno del equipo no era el más idóneo para afrontar el siguiente choque en casa ante el líder Productos Ruiz de Albacete, un equipazo que arrolló a las cajistas, que casi nunca tuvieron opciones de poner en apuros a las manchegas, salvo en el primer set, que cayó del lado de las albaceteñas por un ajustado 14-16. La formación inicial del Caja Cantabria estuvo compuesta por Ana Rosa García, Cristina Gómez, Vanesa Sáez, Larisa Lieva, Corina del Valle y Ana Belén Gómez. No jugaron Marta Eguren y Paula Díaz, aquejadas de una afección gripal.

Se cerraba la primera vuelta de la fase regular con la visita a Ávila, para cuyo partido se recuperó el concurso de las dos jugadoras enfermas. Las abulenses se habían colocado terceras tras vencer la semana anterior al CV San Cugat, por lo que tenían la moral por las nubes ya que habían ganado in extremis por 2-3 un partido que tenían prácticamente perdido. En el último enfrentamiento entre ambos equipos, en la Copa de la Reina el pasado mes de abril, Caja de Ávila ganó a las torrelaveguenses por 1-3, por lo que el recelo entre la expedición cántabra era manifiesto, circunstancia que se materializó en una derrota por 3-0, destacando por el Caja Cantabria el buen juego de Paula Díaz y Corina del Valle. Por consiguiente, el objetivo marcado a principio de temporada de clasificarse entre los cuatro primeros equipos, lo que daba opción a jugar los play-off por el título, quedaba cada vez más lejos.

Dio comienzo la segunda vuelta y el equipo cajista tuvo que viajar a tierras tinerfeñas mermado de efectivos; sólo en el primer set se opuso seria resistencia con el buen saque de Marte Eguren y el notable bloqueo de Corina del Valle y Larisa Lieva, pero poco a poco y gracias a una excelente Marina Dubidina, ayudada en labores defensivas por Ana Tostado, el CV Tenerife, segundo clasificado, fue remontando el set, que finalmente cayó del lado local, ganando finalmente por 3-0. Por parte cántabra destacó especialmente Corina del Valle, que además de dirigir al equipo bloqueó y defendió lo suyo. La acompañaron en el seis inicial Ana Rosa García, Vanesa Sáez, Larisa Lieva, Marta Eguren, y Paula Díaz, jugando también en algunas fases del encuentro Maru Fernández y Cristina Gómez.

Tras cuatro derrotas consecutivas el Caja Cantabria afrontaba en casa un partido asequible a priori. Enfrente tendría al Sangar. En un partido discreto y muy trabajado las cajistas se impusieron por 3-1 a las palentinas de Venta de Baños, que fueron de menos a más. Buen partido de Ana Rosa García, que poco a poco se fue apagando, destacando también la motivación de Corina del Valle, que aupó al equipo en los momentos más difíciles.

El siguiente desplazamiento antes de las fiestas navideñas fue a tierras granadinas, donde las cajistas debían enfrentarse al CDU Granada, octavo clasificado. Se temía el cansancio tras doce horas de viaje, pero finalmente no hizo la mella que se temía imponiéndose por 1-3 en un partido de alta intensidad que se tradujo en casi una hora y tres cuartos de partido, basándose la victoria cántabra el la mayor experiencia de sus jugadoras. Jugaron Marta Eguren, Corina del Valle, Ana Rosa García, Larisa Lieva, Paula Díaz, Vanesa Sáez –seis inicial-, Cristina Gómez, Maru Fernández y Ana Belén Gómez.

Tras el parón navideño se inició el año 1996 con el partido que enfrentó a las cajistas con el CV San Cugat, uno de los rivales directos en la lucha por los cuatro primeros puestos que daban acceso a los play-off por el título y un puesto para Europa. El partido se presentada muy igualado, con siete victorias y cinco derrotas para las catalanas, y seis ganados y otros tantos perdidos para las pupilas de Joaquín Díaz. La igualdad se tradujo en la cancha en un muy partido vibrante y lleno de emoción, que se resolvió favorablemente para las cajistas por 3-2. Acciones espectaculares y emoción a raudales provocaron que el público acabase “con el corazón en la boca”. Jugaron por parte local: Marta Eguren, Corina del Valle, Ana Rosa García, Larisa Lieva, Paula Díaz, Vanesa Sáez –seis inicial-, y Cristina Gómez. Sólo por tres puntos el CV Torrelavega no pudo superar el set-average particular con el CV San Cugat, lo que le dejaba en la quinta posición de la tabla empatado a puntos con las catalanas.

cvtorrelavega

Tocaba seguir peleando por la tan ansiada cuarta plaza, jugando el siguiente partido también en casa esta vez ante el débil Las Palmas, que tan sólo había ganado un set en todos los partidos que había disputado, por lo que era el farolillo rojo. Partido sin historia que ganaron cómodamente las cajistas por 3-0. La debilidad del equipo canario fue aprovechada para que jugara algunos minutos la jugadora canterana Isabel Díaz, que participó como colocadora. La ovación del partido se la llevó Corina del Valle, quien a pesar de haber perdido a su padre salió a disputar el partido.

A pesar de la victoria ante las canarias no se mejoró la quinta posición, pues el CV San Cugat ganó al Playas de Benidorm, tercer clasificado y próximo rival de las torrelaveguenses y que acudiría a dicha cita sin dos de sus mejores jugadoras, Navarro y Markina. No pudo ser y en tierras alicantinas se perdió por 3-0. Los resultados del resto de partidos dejaron a las cántabras en sexta posición, a un punto del Caja Ávila, cuarto, y empatadas a puntos con el CV San Cugat, quinto. Partido para olvidar, pero aún era posible conseguir el objetivo.

Todavía se podía enmendar la plana –aunque el Caja Cantabria ya no dependía de sí mismo- si el próximo partido, en casa contra el Oskarbi de Vitoria -que presentaba un saldo de cuatro victorias y once derrotas-, se saldaba con una victoria, si bien las cajistas presentaban la baja de la internacional Paula Díaz, jugadora esencial en el esquema de Joaquín Díaz y que tuvo que ser intervenida de una lesión en un menisco. Apenas cincuenta minutos les bastaron a las torrelaveguenses para deshacerse de las alavesas por un concluyente 3-0, destacando por su buen juego Larisa Lieva y Corina del Valle. Una victoria que matemáticamente todavía dejaba opciones para colarse entre los cuatro primeros, aunque los triunfos del cuarto y quinto clasificado –que en la próxima jornada se enfrentarían entre sí- aminoraban de forma notoria dichas posibilidades. En las dos jornadas que restaban se iba a decidir todo.

Cierto es que para seguir con aspiraciones había que ganar en primer lugar al segundo clasificado, el potente Productos Ruiz de Albacete, siendo considerada su derrota –la segunda de la temporada- en el anterior partido contra el San Cugat como un mero accidente. Las albaceteñas, muy superiores, no dieron opción alguna a las cántabras y ganaron cómodamente por 3-0. Cualquier posibilidad de conseguir el sueño del inicio de liga se esfumó definitivamente. Al CV Torrelavega ya sólo le quedaba cerrar dignamente la liga ganando en casa al Caja Ávila.

De vencer a las abulenses se igualaba el quinto puesto conseguido la temporada anterior, y si se perdía había que disputar la fase por la permanencia. Finalmente, las chicas de Joaquín Díaz cayeron derrotadas ante Caja Avila por 1-3. Los parciales de 12-15, 15-13, 14-16 y 12-15 hablan por sí solos de la igualdad de la contienda. La mayor envergadura de las visitantes se hizo valer en los bloqueos y remates, mientras que las cántabras estuvieron desacertadas en el saque. Formaron por el Caja Cantabria: Ana Rosa García, Cristina Gómez, Vanesa Sáez, Marta Eguren, Corina del Valle, Larisa Lieva –seis inical- y Ana Belén Gómez. Así las cosas, el C. V. Torrelavega debería jugar la liguilla de permanencia junto con Las Palmas y Oskarbi Vitoria.

Diversos avatares negativos para los intereses cajistas, tales como las lesiones de Larisa Lieva y la baja forma de Paula Díaz debido a una lesión, así como el refuerzo de algunos de los equipos implicados en esta segunda fase, hizo que el Caja Cantabria, que a pesar de las dificultades tuvo al alcance de la mano la permanencia, no eludiera tener que jugar la fase de promoción al mejor de tres partidos –con el factor cancha a su favor- ante el Pryconsa Venta de Baños. Y lo peor de todo es que Joaquín Díaz no podía contar para dichos envites con Larisa Lieva, por lo que tuvo que subir del equipo juvenil filial, Froxá, a la joven atacante de 16 años Isabel Gómez Antolín. En juego estaba un puesto por la promoción con un equipo de primera y un descenso todavía por confirmar dado lo extraño de ésta competición, en la que al final solo participaron diez equipos de los doce inscritos.

Hubo que jugar el tercer partido, catalogado por la prensa como “vibrante” y “de auténtico infarto”. El resultado de 3-2, con parciales de 13-15, 15-7, 10-15, 15-10 y 15-8, en casi hora y media de partido, refleja la emoción que se vivió en el Vicente Trueba. Y el mérito de la victoria fue mayor, pues Marta Eguren y Ana Rosa García jugaron aquejadas de una indisposición de última hora que mermó su facultades, Cristina Gómez jugó infiltrada aquejada de una fuerte tendiditis en el hombro -a lo largo del partido tuvo que tomar un sedante para soportar el dolor-, y Paula Díaz jugó sin estar en su mejor momento de forma tras su operación de rodilla. Y además no se pudo contar con el concurso de Larisa Lieva.

Descendió injustamente el Pryconsa, que en la liga regular había quedado séptimo, mientras que Las Palmas, que había sido último, acabó luchando por el quinto puesto, lo que idea de lo injusto del sistema de competición diseñado por la entonces ACEVOL, ya que permitía a los equipos reforzarse en los últimos partidos.

En cuanto a la Copa de S. M. la Reina nada cabe destacar, pues el Caja Cantabria pasó con más pena que gloria por la fase de clasificación, donde tuvo que enfrentarse en Torrelavega -sede del grupo B- y en la primera quincena del mes de abril al Playas de Benidorm y al CDU Granada, perdiendo las torrelaveguenses los dos partidos.

La temporada se cerró con la amarga noticia de la muerte de Santos Paz Arana, quien durante dos temporadas había sido presidente del C. V. Torrelavega.

Síguenos