Temporada 2004-2005

4 de may de 2012

UNA DE LAS FORMACIONES DE LA TEMPORADA 2004-2005

El Club Voleibol Torrelavega se dispuso a participar en la liga FEV una temporada más renovando en primer lugar a Erika Campbell, Eva Bustamante, Rebeca Kruse, Ana Villegas, Eneida Cabo, Carla Pol y Cira Domínguez. En el capítulo de altas estaban Alejandra Gómez, que tras jugar la última temporada en el RGC Covadonga regresaba a Torrelavega, Lidia Bárcena, procedente del AD Virgen del Campo, y Ana González, que provenía del equipo cadete, mientras que en el de bajas se contabilizaban las de Rocío Ortiz, que pasaba al equipo de Segunda División, Ángela Becerril, que en principio jugaría la temporada en el equipo juvenil, Aroa Sánchez, que se incorporaba a la concentración permanente de la FEV en Soria (CAEP), Marta García, que fichó por el CV Haro, y Laura Soto. Como entrenador repetiría Antonio de Vergas.

El equipo participaría en la liga regular encuadrado en el Grupo A, donde también figuraban CV San Sebastián de los Reyes, CAEP Soria, Frutas Nieves Voley de Vigo, Universidad de Oviedo, AD La Curtidora, Grupo Asturdiesel, Plásticos Quevedo CID Jovellanos, Millenium Cermel de La Coruña, Universidad de Valladolid, Vinos Buenaventura Voley Haro y Laredo El Divino, el otro equipo cántabro que daba la posibilidad de poder disfrutar de dos derbis regionales.

Después de una intensa pretemporada el equipo abrió la campaña el 2 de octubre desplazándose a Haro, donde militaban dos excajistas, la líbero torrelaveguense Marta García y la colocadora brasileña Luciana Branco, que tan gravemente se había lesionado la temporada pasada cuando militaba en el Caja Cantabria. El equipo cayó derrotado en el pabellón El Ferial por 3-1 (25-20, 16-25, 25-22 y 25-23), quedando claro que el equipo riojano iba a ser un rival muy a tener en cuenta, pues el alto nivel al que jugaron las cajistas no fue suficiente para doblegarlas. A. de Vergas alineó de salida a Carla Pol, Lidia Bárcena, Rebeca Kruse, Alejandra Gómez, Eva Bustamante, Erika Campbell, Ana Villegas (líbero), jugando también Cira Domínguez y Eneida Cabo.

El siguiente rival fue el madrileño equipo del CV Sanse, que en su partido había ganado la jornada anterior a Laredo El Divino por 1-3. Tocaba de nuevo jugar a domicilio y no precisamente contra un rival asequible, pues el Sanse quizá conformaban el equipo más potente de los dos grupos de la liga FEV; ganaron las madrileñas por 3-0 en un partido en el que las cántabras no tuvieron opciones de victoria.

El Caja Cantabria se presentaría oficialmente ante su afición el 16 de octubre recibiendo en el pabellón La Habana Vieja al U. de Valladolid, que tampoco conocía la victoria. Nueva derrota, esta vez por 2-3 (20-25, 23-25, 25-13, 25-18 y 11-15), y que se achacó al ansia desmedida de victoria que puso nervioso al equipo obligándole a cometer muchos fallos, sobre todo en el quinto set, que llegando a empate a 10 no se pudo rematar con victoria.

El siguiente desplazamiento a Gijón se realizó con la esperanza de cosechar una victoria que permitiera remontar el vuelo. En el tercer partido de liga tocaba enfrentarse en el pabellón La Arena al Plásticos Quevedo CID Jovellanos, que tenía en su casillero dos victorias, la última conseguida ante el Laredo El Divino por 3-0. Poco a poco las cajistas se fueron haciendo dueñas del encuentro ganado por un contundente 0-3 (13-25, 10-25 y 11-25). Destacó Erika Cambell, que fue la máxima anotadora.

El 30 de octubre se recibía en casa al AD la Curtidora, que venía de perder en casa 2-3 contra el Haro en un partido jugado a cara de perro. Las avilesinas viajaron a Torrelavega prácticamente con el equipo en cuadro debido a una gastroenteritis, por lo que no estaban en las mejores condiciones para hacer frente al Caja. Para este partido el técnico cajista convocó por primera vez en la temporada a la cadete Ana González Cillero, central de gran envergadura que disfrutaría de unos minutos en la cancha, siendo este su debut en FEV. Fácil triunfo por 3-0 conseguido en apenas una hora de juego.

El siguiente partido en Vigo se presentaba como un auténtico reto para las cajistas, pues la gallegas contaban con un dúo de centrales (la brasileña Katia dos Santos y la nacional Rebeca Hernández) que sobrepasaban el 1,90 de estatura, y la experta colocadora, Rosana Conde, que movía al equipo a su antojo. El equipo cajista comenzó anotándose el primer set por un ajustado 24-26, pero fueron perdiendo fuelle y los tres siguientes se los anotarían las viguesas con menos oposición que la que se esperaba a la vista del primer resultado. Se pudo contar con el concurso de Eva Bustamante, que fue duda hasta última hora a causa de un esquince de tobillo, destacando Campbell y Kruse.

El 13 de noviembre se disputaba el primer derbi regional en Torrelavega. Hasta los árbitros serían cántabros (José Luis Abramo y Marta Moles). Las chicas de José Miguel Elu visitarían La Habana Vieja con un bagaje de una victoria y cinco derrotas, comienzo de temporada que no tenía nada que ver con el de la temporada pasada, de empiece fulgurante. Comenzaron ganado las laredanas ante la sorpresa general (20-25), pues las pejinas venían mermadas de efectivos. Sin embrago el Caja fue cogiendo las riendas del encuentro y acabó ganado por 3-1. Jugaron por las cajistas el equipo habitual, es decir, Pol, Bárcena, Gómez, Kruse, Bustamante, Campbell y Villegas como líbero, además de Domínguez y Cabo. Destacó el bloqueo y la aportación en ataque de Alejandra Gómez.

El Caja se las prometía muy felices ante la próxima visita a Los Pajaritos de Soria, donde se debían enfrentar al CAEP Soria, equipo integrado por jugadoras de la selección española juvenil -o permanente- y donde jugaba la cántabra Aroa Sánchez. Se viajó a tierras sorianas sin Eva Bustamante, que después de ocho temporadas decidió abandonar la disciplina del club. La mayor veteranía de las chicas de A. de Vergas, mermada por la excesiva confianza con la que afrontaron el partido, no impidió regresar a Torrelavega con una inesperada derrota por 3-0 (25-23, 25-19 y 25-19).

OTRA DE LAS FORMACIONES DE LA TEMPORADA 2004-2005

Con la cura de humildad recibida en Soria y la lección bien aprendida se afrontó el siguiente partido en casa frente al U. de Oviedo, para el cual A. de Vergas convocó a las cadetes Ana González y Cristina Pastor. Se ganó con muchos apuros en un partido en el que las asturianas solo bajaron el pistón en el cuarto set. El resultado final fue de 3-1 (25-20, 25-23, 27-29 y 25-13), destacando en ataque Kruse, Campbell en bloqueo y saque, y Cabo en saque.

El Grupo Asturdiesel de Gijón sería el próximo rival; tenía siete victorias en su haber por solo dos derrotas, la última ante el imbatido líder Haro por 3-2, circunstancias que hacían prever un partido difícil. Y los peores pronósticos se cumplieron perdiendo por 3-0 en un partido en el que solo en el tercer set se opuso resistencia a las gijonesas. La situación cara a la permanencia se complicaba y los nervios empezaban a afluir en el club cajista.
Había que recibir al Millenium Cermel, cuarto clasificado y que contaba en sus filas con Corina del Valle, vieja conocida de la afición torrelaveguense, con la baja de la catalana Rebeca Kruse, que había recibido una importante oferta del equipo de Superliga Ciudad de Las Palmas, rescindiendo su contrato con el club cajista. Las coruñesas venían de ganar en su casa al Haro, que perdió la imbatibilidad, por lo que su visita no venía en el mejor momento. A. de Vergas convocó para este partido a las jugadoras del equipo de segunda Carmen Díaz y Mónica Gutiérrez. A pesar de ir por delante hasta finalizados los segundos tercios de cada set, en los terceros el equipo se agarrotaba y las contrarias, que iban a remolque, se acabaron imponiendo por 0-3 (20-25, 23-25 y 18-25). Debutó Mónica Gutiérrez.

El siguiente partido sería en casa y contra Haro, tercer clasificado y que a medida que avanzaba la competición iba perdiendo fuelle. En su cancha de El Ferial ganaron al Caja por 3-1 con parciales muy ajustados, y ahora que venían de perder con el líder, el CV Sanse, se creía desde el club torrelaveguense estar en condiciones de sacar un resultado positivo. Las chicas de Hugo Gotuzzo realizaron un partido muy serio y ganaron con comodidad por 0-3 (18-25, 19-25 y 20-25), a un Caja que jugó con mucha ansiedad volviendo a ser el saque su talón de Aquiles. Era evidente que el equipo necesitaba reforzarse, pero el mercado no ofrecía nada con un mínimo de garantías que se pudiera ajustar a las arcas del club, por lo que quedaba esperar.

Una vez finalizo el periodo navideño, el 8 de enero de 2005 se retomó la competición recibiendo en La Habana Vieja nada menos que al líder, imbatido. Se cumplieron los pronósticos y el Caja perdió por 0-3 en un partido en el que las madrileñas no dieron ninguna opción a excepción del tercer set, en el que realizaron varios cambios que permitieron acercarse a su rival para finalizar 22-25.

Las gestiones para reforzar el equipo dieron su fruto y no hubo que buscar fuera, pues al igual que la temporada anterior lo que se necesitaba estaba en casa. Ana Rosa García Merino, que después de defender durante 14 temporadas la camiseta del equipo se había retirado de la competición, volvió a “su” equipo. Se esperaba así doblegar al próximo rival, el U. Valladolido, que tenía dos victorias más que el Caja y, además, jugaba en su cancha de Fuente La Mora. Habían ganado en Torrelavega por un apretado 2-3 y en la revancha se las derrotó por 1-3 en un partido que fue un continuo toma y daca. Una vez más destacó Erika Campbell, mientras que Ana Rosa aportó muchos puntos con su saque. La quinta victoria de la temporada del Caja vino a serenar algo los ánimos viendo como se alejaba el fantasma del descenso, aunque no se podía bajar los brazos porque algunos equipos de “nuestra liga” se habían reforzado bastante caso del próximo rival, el CID Jovellanos.

ANA ROSA GARCÍA (nº 2) REGRESÓ LA TEMPORADA 2004-2005 AL EQUIPO

El segundo partido del año 2005 en casa se tomó como una prueba de reválida acerca de la mejoría demostrada en tierras vallisoletanas; sin embargo el equipo fue presa de sus propios errores y se perdió por 0-3 (21-25, 23-25 y 22-25), demostrando que no se jugaba cómodo cuando el marcador estaba igualado, cediendo la iniciativa al contrario cayendo de su lado los puntos finales de cada set.

El polideportivo Los Canapés de Avilés acogió la decimosexta jornada de liga; La Curtidora nunca había ganado al Caja habida cuenta que las diferencias entre ambos equipos en temporadas anteriores era notoria, pero confiaba en hacerlo en esta ocasión ya que los potenciales se habían equilibrado. Las locales ganaron los dos primeros sets aprovechando la escasa conexión entre la colocadora Carla Pol y la rematadora Erika Campbell; sin embargo en el tercero se lesionó la brasileña Miriam Volkweis y dicha circunstancia fue aprovechada por sus rivales para empatar el partido. Pero en el set de desempate las locales realizaron un cambio táctico para defender a Campbell, lo que dio resultado, imponiéndose finalmente por 15-10. Jugaron Domínguez, García, Pol, Campbell, Gómez, Bárcena –seis inicial-, Cabo, Gutiérrez y Becerril.

El primer partido del mes de febrero se jugaría en casa teniendo como rival al quinto clasificado, el Frutas Nieves Voley de Vigo. Restaban con este seis partidos y era necesario ganar al menos tres para no pasar apuros al final de la liga regular, por lo que el partido era del máximo interés para las aspiraciones cajistas. Fue un partido de alta intensidad en el juego por parte de los dos equipos, cayendo la victoria de lado local por 3-2 (27-25, 18-25, 25-22, 21-25 y 15-9), notándose en algunas fases del encuentro que los nervios agarrotaron los brazos de las jugadoras de A. de Verga, aunque con garra y actitud lograron sacar el partido adelante.

El polideportivo Emilio Amavisca de Laredo acogió el segundo derbi regional de la temporada. Las laredanas eran últimas en la clasificación don dos victorias y catorce derrotas. Pero se habían reforzado con la brasileña Vanesa Alves, la serbia Milica Nenevic y la internacional venezolana Lisbeth Villegas, por lo que el equipo del recientemente fichado entrenador Pedro Ruiz afrontaba el compromiso con ánimos renovados y dispuesto a dar la sorpresa. La emoción fue la tónica general del derbi, que acabó decantándose para el Caja Cantabria por 2-3 (25-17, 19-25, 25-23, 15-25 y 14-16). Este resultado abocaba al club laredano directamente hacia el descenso, mientras que fue un respiro para el Caja. Jugaron Domínguez, García, Pol, Campbell, Gómez, Bárcena, Cabo (líbero), y Becerril, mientras que por Laredo El Divino lo hicieron Barrio, Nenezic, del Hoyo, Laya, Marqués y Villegas.

Tanto había escocido la derrota en la primera vuelta (motivada más por deméritos propios que por méritos del contrario), que el partido contra el CAEP Soria se presentaba como una ocasión para reconciliarse consigo mismo. Pero aunque se ganó por 3-0 (25-21, 25-20 y 25-20), quedó el regusto de haberlo hecho con más nitidez y contundencia, si bien es verdad que a lo largo de al temporada las juveniles de la selección se habían conjuntado de tal manera que se hacía muy difícil ganarlas. Ahora la permanencia estaba al alcance la mano.

La antepenúltima jornada de liga se disputó el 26 de febrero en la cancha del U. de Oviedo y se resolvió, en un partido muy igualado, con un 3-1 favorable a las locales. Debido a otros resultados se confirmó matemáticamente la permanencia, mientras que la victoria sacó a las ovetenses de los puestos de descenso.

Sin la tensión de tener que jugarse algo importante, se presentaba la oportunidad de brindar a la afición torrelaveguense una victoria en el último partido de liga en casa frente al Grupo Asturdiesel. El partido se desarrollo como se esperaba, con fases de buen juego y resultados ajustados, aunque las asturianas acabaron llevándose el gato al agua por 1-3 (20-25, 28-26, 23-25, 23-25).

Si para las cajistas el último partido de liga era un puro trámite y solo estaba en juego la honrilla, para las coruñesas del Millenium Cermel, tercer clasificado a una victoria del Haro, estaba en juego la fase de ascenso. Para ello tenían que ganar su partido y que el Haro perdiese en San Sebastián de los Reyes. Y lo consiguió ganando a las cántabras por 3-0 mientras que el Haro perdió por idéntico resultado.
El Caja Cantabria por su parte seguiría una temporada más en la categoría de plata del voleibol nacional femenino.

Síguenos